#restaurantes

Sant Celoni

CARTA ABIERTA CON TODO MI AMOR AL RESTAURANTE SANT CELONI

Abel, David, Oscar, Montse, Miguelito, Marco, Adrián, Luis Miguel, Bea y todo el equipo maravilloso de sala, cocina, reservas y todos los que hacéis posible Sant Celoni.

Cada año a mediados de Noviembre, me pongo nerviosa pensando en las estrellas. Y cada año desde que os conocí, deseo que os den la tercera, porqué os lo merecéis.

Y porqué os lo merecéis? Y aquí voy más allá de la cocina y la sala. Os voy a hablar de mi experiencia con vosotros.

La primera vez que entré a trabajar en el Hesperia Madrid, la verdad, estaba acojonada pensando que allí se alojaba un dos estrellas.

Acojonada en el buen sentido…siempre tenía la sensación que debía mejorar en muchas cosas! Me sentía que no sabía nada de la vida!!! Eso es algo bueno. Te empuja a estar siempre alerta y mejorar.

Hasta que entré en la catedral, por esa puerta que comunicaba con el hotel, en la parte de atrás. Casi me desmayo.  Siempre pensaba en qué no iba lo suficientemente peinada, arreglada, maquillada., y qué tenía que empezar de 0.

Todo eso se desvaneció cuándo intercambiamos las primeras palabras, abel, en catalán, qué la tierra tira. Y me invitaste a un café.

Siempre os lo he agradecido, pero hoy estoy especialmente sensible ahora que se acerca el gran día. Cada año en las mismas fechas me pongo ñoña.

Abel, Recuerdo todas y cada una de las conversaciones que intercambiamos durante esos cafés entre servicio de medodía y noche. Hablando de la vida y milagros; qué porqué no tenías mujeres en la sala, dónde comprábais las vajillas, los niños, cómo tratar mejor al equipo, cuál era la clave del teamwork y millones de cosas más, te agradezco infinito que me dejaras participar en un banquete de una empresa privada con vosotros, y te agradezco que me dejaras ver los servicios desde una esquina para ver tal espectáculo de silencio y harmonia.

Agradezco todos esos encuentros,  pero muy especialmente que me apoyaras a tirarme a la piscina con mi proyecto personal al que le siguieron varias conversaciones en ese privado maravilloso.

Miguelito para ti tengo unas palabras también,  cuándo pienso en tí siempre es con una sonrisa. Y es lo que más agradezco de las personas. Las siguientes veces que he pasado por allí, siempre me has saludado efusivamente y con mucho cariño. En el tiempo en el Hesperia, eso me relajaba mucho.

Me emociona pensar que cuándo tuve a Marco de prácticas en el Hotel, su sueño era trabajar en Sant Celoni, y así lo hicimos. Más me alegra saber que hoy sigue siendo una pieza clave de vuestro equipo.

David, mi primera comida en Sant Celoni, fue fruto de esa maravillosa coincidencia, mi cumpleaños y que vosotros estabais allí. Gracias por tratar a todo el mundo por igual y explicarme tus vinos y proyectos con un vocabulario cercano. Soy muy fiel a una recomendación tuya después de muchos años, es el Dulce Monastrell Olivares, lo compro a menudo y siempre me recuerda a tí.

Oscar gracias por cogerme el teléfono siempre! y por cuidar de tu maravilloso equipo de cocina. La cena que tuve en vuestra casa está siempre en mi memoria y es de las mejores que he tenido hasta ahora. Tengo una carta firmada por los 3 mosqueteros que aún guardo con mucho cariño (si…me puse muy pesada porqué la quería firmada!!) Espero volver pronto a vuestra casa, esta vez con 3*. Dile a Montse de mi parte dos cosas: primero que sus postres son maravillosos y segundo que soy su mayor fan, un ejemplo grandiosos a seguir para las mujeres que nos dedicamos a la restauración.

Y eso es lo que hace la gran diferencia, el tacto humano que tenéis todos y cada uno de vosotros. Por eso y todo el trabajo delicado, pasional y el esfuerzo que le dedicáis cada día,  os merecéis una tercera, aunque por mi ya hace tiempo qué la tenéis en mi corazón.

Exito mañana!

Blanca